domingo, 24 de junio de 2007

El siglo XVIII y el siglo XIX

Extraído de
- http://www.edu.xunta.es/contidos/premios/p2003/b/archaron7/LITERATURA/LA_ILUSTRACION.htm
- http://www.edu.xunta.es/contidos/premios/p2003/b/archaron7/LITERATURA/ELROMANT.htm
- http://www.edu.xunta.es/contidos/premios/p2003/b/archaron7/LITERATURA/realis.htm


EL SIGLO XVIII: LA ILUSTRACIÓN

La Ilustración es el movimiento cultural que define el siglo XVIII; con ella empieza la verdadera Edad Moderna. Los tres principios básicos de la Ilustración son la tolerancia, confianza en la razón y el sentimiento de humanidad. TOLERANCIA que nos lleva a respetar la fe del prójimo, puesto que queda más allá de cualquier principio de razón. Confianza en la RAZÓN, es decir, en la capacidad del hombre para resolver todo mediante el estudio y el razonamiento; los ilustrados pretenden imponer la razón frente a la fe y acabar con la ignorancia, el fanatismo y las supersticiones (de ahí la denominación de “Ilustración” y “Siglo de las Luces” dada al siglo XVIII). Y como la razón se ha dado a todos, todos tenemos el mismo valor, la misma DIGNIDAD HUMANA: toda persona, en cuanto ser humano y dotado de razón, posee derechos que nadie puede ni debe arrebatarle (Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano de 1789 ).

El NEOCLASICISMO será el movimiento artístico y literario donde se expresen las ideas ilustradas. Las ideas de la Ilustración se difundieron a partir de 1700, primero en Inglaterra y, luego, en Francia, en donde se publicó la ENCICLOPEDIA, dirigida por Diderot y D´ Alembert, que recogió el saber de entonces basándose únicamente en principios racionalistas. En España coincide con la instauración de la dinastía de los Borbones (Felipe V, Fernando VI, Carlos III y Carlos IV).

El ENSAYO se configura como tal en el siglo XVIII y, sobre todo, en el Romanticismo con el desarrollo del periodismo. Son textos en prosa, de extensión variable en los que el autor expresa sus ideas y valoraciones sobre los más variados temas; su forma discursiva es la exposición y la argumentación.

El ensayo es el género predilecto para la divulgación de los principios de la Ilustración. En el XVIII adopta diversas formas: cartas, memorias, informes, libros de viajes...

FEIJOO (1680-1768). El padre Feijoo con sus textos pretendía educar al pueblo. Escribió “Teatro crítico universal” y “Cartas eruditas y curiosas”. Arremete contra las supersticiones y las opiniones infundadas; y postula la razón y la experiencia como bases de la ciencia.

CADALSO (1741-1782).- Escribió “Cartas marruecas” obra en la que tres personajes (dos marroquíes –Gazel y Ben-Beley- y un nativo -Nuño) se cartean y permiten al autor mostrar la realidad española desde análisis crítico.

Otra obra suya es “Noches lúgubres”: diálogo en que el protagonista, enloquecido por la muerte de su amada, intenta desenterrar su.

JOVELLANOS (1744-1811).- Sus ensayos tienen como destinatarios a los grupos dirigentes y no al pueblo. Escribió “Informe en el expediente de la ley agraria”, sobre el atraso del campo la concentración de la propiedad en manos de los nobles y de la Iglesia; “Memoria sobre espectáculos y diversiones públicas”, donde defiende la existencia de diversiones para el pueblo; “Descripción del castillo de Bellver” y “Diarios” que recogen anotaciones de la realidad de su época.

También fue autor de dramas sentimentales como El delincuente honrado.

TEATRO: en la 1ª mitad de siglo acentúa los rasgos del siglo anterior, barroquismo del lenguaje y búsqueda del efectismo escenográfico. A partir del Neoclasicismo en las obras teatrales va a predominar la intención didáctica. L a obra tiene que servir para propagar ideas reformistas y educar a los espectadores. Las principales normas que deben cumplir las obras son:

> Respetar la regla de las 3 unidades (acción, espacio,

> Ofrecer un argumento verosímil: acontecimientos inventados pero que podían haber ocurrido en la realidad.

>Mantener el decoro en los personajes, que deben actuar de acuerdo con su condición social.

>Atenerse claramente a un género y no mezclar tragedia con comedia.

El dramaturgo más importante es Leandro Fernández de Moratín (1760-1828) cuya producción está formada exclusivamente por comedias. Sus obras tienen clara intención didáctica y moral y responden previamente al código neoclásico. Los temas que desarrolló en ellos son dos: la libertad de elección en el matrimonio, la igualdad de los cónyuges, tanto en posición social como en edad. Este es el tema que desarrolló en El viejo y la niña y El sí de las niñas. En La comedia nueva o el café satiriza el teatro contemporáneo caracterizado por el exceso del tono melodramático.

El madrileño Ramón de la Cruz representa la línea tradicional del teatro. Sus sainetes recogen el costumbrismo y el sabor popular del Madrid de la época.

En la POESÍA podemos distinguir tres grandes tendencias:

a) Poesía rococó o posbarroca en la que predomina el refinamiento y cuyos temas dominantes son, además de la naturaleza, los del amor y belleza femenina, pero en un marco de fiestas y rico vestuario, con un fondo de paisajes delicados y artificiosos

b) Poesía ilustrada o neoclásica

Triunfará en la segunda mitad del XVIII, y en la que podemos distinguir: 1.- poesía filosófica y utilitaria que busca sobre todo educar e ilustrar. Los temas son la exaltación de las bellas artes, las novedades científicas, las ideas de reforma social, la ponderación de la amistad, los ideales de virtud y fraternidad, desprecio de la guerra, odio a los tiranos y condena de la tortura, rechazo de la ociosidad y la ignorancia, fe en el progreso mediante la educación. Ejemplos serían la poesía de Nicolás Fernández Moratín y José Cadalso; y la poesía filosófico-doctrinal de Meléndez Valdés. También las fábulas de Tomás de Iriarte y Félix María de Samaniego.

2.- Poesía sensual cuya composición característica es la anacreóntica, de metro corto y estrofas breves, de tono festivo y alegre, que exalta el amor y los goces sensuales; su máximo representante fue Meléndez Valdés.

c) Poesía prerromántica

Plasmada en poemas amorosos, de exaltación de la naturaleza, etc. Es el caso de Nicasio Álvarez Cienfuegos y Manuel José Quintana

EL SIGLO XIX: EL ROMANTICISMO

El ROMANTICISMO no es sólo un estilo artístico, sino un cambio en la concepción del hombre, del mundo y del arte que nace en la burguesía de finales del XVIII. Es fruto de las grandes convulsiones que se produjeron a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Como movimiento artístico apareció a finales del XVIII en Alemania e Inglaterra y en el siglo XIX se difundió por Francia, Italia y España.

En España, su triunfo coincide con la muerte de Fernando VII y el reinado de Isabel II (1833-1868) que permite el regreso de los liberales españoles que se habían exiliado. Llega a su plenitud en torno a 1835 (estreno de “D. Álvaro o la fuerza del sino” del duque de Rivas).

Sus principales características son:

1) Subjetivismo y exaltación del “yo”. Frente a la realidad racional de los ilustrados, hay preferencia por TEMAS FANTÁSTICOS y hechos misteriosos. El artista se muestra a sí mismo en sus obras, exhibe sus sentimientos –el amor es un tema frecuente- y tiene una visión subjetiva del mundo. El subjetivismo se manifiesta en la preferencia por una naturaleza acorde con sus sentimientos, una naturaleza salvaje, misteriosa y agreste: bosques umbríos, mares embravecidos, tempestades, acantilados, la noche. Entre los paisajes urbanos predominan el cementerio, las ruinas, los castillos. También son frecuentes los ambientes primaverales u otoñales, que se identifican con la melancolía del poeta.

2) Libertad. El individualismo romántico no admite ningún tipo de trabas y reclama una libertad absoluta en todos los ámbitos: político(exaltación de lo nacional y de lo característico de cada país), moral, afectivo y artístico.

3) Dolor existencial. El espíritu idealista del romántico choca con la realidad mediocre y rutinaria y reacciona mediante la rebeldía (crítica de la sociedad), la angustia o la evasión (en el pasado idealizado de la Edad Media, en las leyendas y en los países lejanos y exóticos, en el mundo de la infancia, en los sueños y en la fantasía).

4) Valoración del genio o talento por encima del trabajo y de la inteligencia (el artista se convierte en ser casi divino). La sensibilidad, la imaginación y las pasiones sustituirán a la razón del siglo XVIII

LARRA

Mariano José de Larra destaca sobre todo por sus Ártículos periodísticos (políticos, literarios y de costumbres), algunos de los cuales son verdaderos cuadros de costumbres, aunque fuertemente satíricos. Ataca el absolutismo y el carlismo; se burla de la sociedad, que le parecía ignorante. Firmaba con el seudónimo de FÍGARO.

ESPRONCEDA

José de Espronceda escribió numerosos poemas en los que canta a personajes rebeldes o marginales: Canción del pirata, El mendigo, El verdugo..

Sus obras más ambiciosas son “El estudiante de Salamanca” y “El diablo mundo”. “El estudiante de Salamanca” es un gran poema narrativo.; el protagonista es don Félix de Montemar, cuya amada, Elvira, abandonada por él, muere de pena.

El diablo mundo” quedó sin terminar. Pretendía ser una especie de epopeya de la vida humana. Su protagonista, Adán, se enfrenta con la realidad, con las deformidades del mundo, y descubre la gran injusticia de la muerte. Pero lo mejor de la obra es un poema inserto en ella, el “Canto a Teresa”, verdadera elegía a la muerte de su amada Teresa Mancha.

BÉCQUER

Gustavo Adolfo Bécquer escribió obras en prosa y poesía. En prosa destacan: “Leyendas” (veintiocho relatos en donde destacan lo misterioso, lo sobrenatural, el amor imposible) y “Cartas desde mi celda” (crónicas escritas durante una estancia de reposos en el monasterio de Veruela).

Pero su obra más conocida son las “RIMAS”. Ochenta y seis poemas que pueden agruparse en cuatro series:

a) Rimas sobre la poesía misma.

b) Poemas de amor ilusionado o dichoso.

c) Poemas de amor frustrado .

d) Poemas sobre el dolor de vivir, la soledad, la angustia, al muerte...

ROSALÍA DE CASTRO

Rosalía de Castro escribe en gallego “Cantares gallegos” y “Follas novas” ; y en castellano, “En las orillas del Sar”

TEATRO ROMÁNTICO

Los románticos rechazaron las normas teatrales del neoclasicismo: a) combina lo trágico con lo cómico; b)las obras variaban entre tres y cinco actos o jornadas; c) es habitual la polimetría, con gran variedad métrica; d) se rompe con la ley de las tres unidades (unidad de acción, espacio y tiempo).

Los TEMAS esenciales del teatro romántico son el amor y la fatalidad, que atrapa a los personajes e impide que escapen a su destino.

El género por excelencia del teatro romántico es el drama histórico.

Los autores principales son José Zorrilla (“Don Juan Tenorio”) y el Duque de Rivas (“Don Álvaro o la fuerza del sino”)



EL SIGLO XIX: EL REALISMO-NATURALISMO

La segunda mitad del XIX supone, en toda Europa, el triunfo de la burguesía, caracterizada históricamente por su espíritu mercantilista y su mentalidad práctica, y que, al convertirse en clase dominante, se va haciendo cada vez más conservadora y pragmática. La filosofía dominante es el POSITIVISMO.

Estos cambios se manifiestan en literatura (y en general, en el arte) con el nacimiento del Realismo y del Naturalismo: los artistas se volcaron en la observación de la sociedad y en el análisis de los acontecimientos cotidianos.

En Literatura el género más importante es la novela. GALDÓS la define como “imagen de la vida”.

A partir de 1868 (la llamada generación del 68 estaría formada por escritores como VALERA, GALDÓS o CLARÍN) surge la gran novela realista.(su auge coincide con la relativa prosperidad burguesa de los años de la Restauración) Frente a la novela romántica, evasiva y fantástica, la novela realista pinta la vida y las costumbres tomándolas de la realidad y de la época en que se escribe. Sus características son:

> Lo que cuenta tiene VEROSIMILITUD.

> Está ambientada en la época contemporánea: lo que cuenta se sitúa en la época del autor.

> La acción avanza de forma lineal: con un principio y un final y de acuerdo con la cronología de los hechos.

> El narrador es un narrador omnisciente que trata de adoptar una actitud objetiva para dar cuenta exacta de lo que ocurre; pero también interviene con opiniones y juicios.

> Presenta abundantes descripciones de ambientes y tipos, tratando de reproducir fielmente la realidad.

> El lenguaje del narrador suele ser culto y elaborado, pero también puede adoptar el registro coloquial. Los personajes se expresan de acuerdo a su condición social y cultural.

> En cuanto a la técnica narrativa, además de la narración tradicional y del estilo indirecto, destacan el estilo indirecto libre y el monólogo interior.

Un nuevo modo de realismo es el Naturalismo. Su máxima figura es el novelista francés EMILE ZOLA. Está vinculado a la filosofía determinista que defiende el comportamiento del ser humano es el resultado (“está determinada”) de su herencia biológica y del medio en el que vive. A la novela naturalista le interesan sobre todo los personajes con taras y vicios (los aspectos más sórdidos de la realidad) para analizar el determinismo hereditario y la influencia del medio. El novelista intenta reflejar las lacras de la sociedad capitalista.

JUAN VALERA
(1824-1905)

El tema más frecuente de sus novelas es el amor y, relacionado con él, el “tema del viejo y la niña”. “Pepita Jiménez” y “Juanita la Larga”.

JOSÉ MARÍA PEREDA(1833-1906)

Representante del realismo regionalista. En sus novelas hay una apología de la vida rural tradicional frente a la corrupción de la ciudad. Sotileza; y Peñas arriba.

BENITO PÉREZ GALDÓS (1843-1920)

a) Doña Perfecta pertenece a las “novelas de primera época”, llamadas novelas de tesis, porque en ellas se cuenta una historia para defender unas determinadas ideas políticas y religiosas (reflejan el enfrentamiento entre las mentalidades conservadora y progresista de la época) En Doña Perfecta, GALDÓS denuncia las ideas conservadoras, el oscurantismo y los prejuicios de las pequeñas poblaciones como Orbajosa, lugar en el que se desarrolla la novela.

b) En la etapa de las “novelas contemporáneas”, Galdós pretendía reflejar la sociedad de su tiempo. Fortunata y Jacinta.

c) La última etapa de Galdós se conoce con el nombre de “novelas espiritualistas”. Entre ellas destaca Misericordia, donde se nos presenta a personajes idealizados como la protagonista Benigna o Nina, una criada desprendida e idealista.

Galdós también es autor de “Episodios Nacionales”, 46 novelas de extensión mediana con las que intenta reflejar la historia de la España del XIX.

LEOPOLDO ALAS (CLARÍN) (1852-1901)

La Regenta cuenta la vida de Ana Ozores -llamada ‘la Regenta´ por haber sido su marido Regente de la Audiencia-, marcada por su temperamento apasionado, por la rigidez de la sociedad y por su relación con tres hombres: Víctor Quintanar, su marido; Fermín de Pas, el sacerdote confesor; y Álvaro Mesía, un don Juan que ve a Ana como una conquista más. Los elementos naturalistas se advierten sobre todo en el determinismo del medio y en las circunstancias que han marcado a la Regenta: orfandad, infancia infeliz, educación severa... En la obra sobresale el uso del estilo indirecto libre.

EMILIA PARDO BAZÁN (1851-1921):

Descripciones minuciosas y documentadas, influencia del medio, situaciones escabrosas. Pazos de Ulloa y La madre Naturaleza describen la Galicia campesina del XIX: aristócratas decadentes, caciques, criados codiciosos ; en general, un mundo lleno de ignorancia y barbarie.

BLASCO IBÁÑEZ (1867-1928)

Vicente Blasco Ibáñez es el novelista español más cercano al naturalismo. Se interesa por los ambientes sórdidos, la crudeza de los temas y la preocupación por taras hereditarias.. Sus novelas están ambientadas en el mundo rural de su tierra, Valencia: “Arroz y tartana”, “La barraca”, “Cañas y barro”