domingo, 24 de junio de 2007

Teatro anterior a 1939

Extraído en parte de : http://www.edu.xunta.es/contidos/premios/p2003/b/archaron7/LITERATURA/TEATRO_XX.htm

Los diferentes grupos y tendencias del teatro español anterior al 36 pueden agruparse en los siguientes apartados:

1. LA COMEDIA BURGUESA. También conocida como comedia benaventina, ya que fue JACINTO BENAVENTE su autor más representativo. Benavente (Premio Nobel de Literatura en 1922) rompió con la grandilocuencia de los dramas de Echegaray y ofreció un teatro con un mayor interés por el diálogo conversacional y un tono más realista.

Los temas y personajes de la comedia burguesa se corresponden con los de las clases medias y altas de la sociedad de entonces y con los conflictos típicos de esos grupos sociales: amores insatisfechos, infidelidades, hipocresía, murmuraciones, hijos calavera. Benavente consiguió un teatro a la medida de la burguesía de la época, que lo convirtió en el autor más representado; ideológicamente, se limita a criticar de manera superficial las hipocresías y convencionalismos burgueses, pero sin traspasar lo admisible y lo considerado de buen tono. Entre sus obras destacan “Los intereses creados” (1907), “Señora ama” (1908) y “La malquerida” (1913). La primera desarrolla en tono de farsa (por medio de personajes que proceden de la ‘commedia dell´arte ‘italiana) el tema del poder del dinero, contraponiendo el mundo del interés y el mundo del amor, pero no para reivindicar éste a la manera romántica, sino desde un cierto escepticismo cínico y pragmático. Las otras dos siguen el modelo del ‘drama rural’, un tipo de teatro que, ambientado en un mundo campesino dominado por la fatalidad y por atavismos ancestrales, desarrolla un violento mundo de pasiones no controladas por la educación urbana.

2. EL TEATRO POÉTICO O EN VERSO. Surge directamente de la corriente modernista. Se trata de un teatro de pura evasión, sin relación inmediata con la realidad, que recupera temas históricos y legendarios. Destacan Eduardo Marquina (“Las hijas del Cid”, “En Flandes se ha puesto el sol”, sus obras evocan una supuesta España eterna para contraponerla a la de su tiempo, donde “todo es mezquino, trivial, asqueroso”) y los hermanos Machado (Antonio y Manuel Machado escriben en colaboración “La Lola se va a los puertos”).

3. El teatro cómico. La finalidad básica de este teatro es el entretenimiento del público. Bajo este rótulo se engloban tendencias y espectáculos muy diversos, entre ellos la zarzuela y los sainetes, que alcanzaron con Carlos Arniches un gran desarrollo.

CARLOS ARNICHES presenta en sus sainetes una galería de personajes pintorescos de Madrid (chulapos), con sus problemas cotidianos y su forma castiza de hablar. Destacan también sus tragedias grotescas, en las que el autor denuncia una serie de lacras sociales, ya apuntados por los escritores el 98: el atraso cultural de España, la injusticia social , el caciquismo y la inmoralidad de las clases dirigentes; problemas que aborda en obras como “Los caciques” o “La señorita de Trevélez”.

Otro género del teatro cómico es el del astracán, creado por Muñoz Seca y caracterizado por los juegos de palabras, las dislocaciones lingüísticas, los chistes y las parodias de otros géneros teatrales. Su obra más popular es “La venganza de don Mendo”.

Los hermanos Álvarez Quintero (Serafín y Joaquín) estrenaron gran cantidad de obras en las que predomina el ambiente andaluz. Son obras con una acción sin complicaciones, en las que sobresale el empleo de un diálogo gracioso.

4.- INTENTOS DE RENOVACIÓN TEATRAL:

a.- UNAMUNO

En la Generación del 98, Unamuno cultivó el teatro como un medio de expresar sus inquietudes existenciales; sus obras se caracterizan por sus diálogos densos y una mínima escenografía; es un teatro intelectual y filosófico en el que refleja sus obsesiones por el paso del tiempo, la muerte y la búsqueda de la felicidad. Entre sus obras destacan: “Fedra”, “El otro” y “El hermano Juan o el mundo es teatro”-

b.- TEATRO DE INNOVACIÓN /DRAMATURGOS DE RUPTURA: VALLE-INCLÁN Y GARCÍA LORCA.

VALLE INCLÁN.

Para algunos el autor más importante de la dramaturgia nacional. Su obra supone una revolución en la historia del teatro español y la semilla de los nuevos caminos abiertos por el teatro actual: para referirse a él se hablará de "compromiso con la realidad", "teatro de denuncia", "técnica del distanciamiento", "teatro del absurdo".

Su obra teatral suele agruparse en tres ciclos:

a) El mito: La acción transcurre en una Galicia mítica, intemporal: Comedias bárbaras, Divinas palabras.

b) La farsa: Obras situadas en un espacio más 'ridículo', propio del siglo XVIII: jardines, rosas, cisnes: La marquesa Rosalinda, Farsa y licencia de la reina castiza.

c) El esperpento: Luces de Bohemia, (1920) y la trilogía “Martes de carnaval” (“Los cuernos de don Friolera, 1921; “Las galas del difunto”, 1926; “La hija del capitán”, 1927).

EL ESPERPENTO es un intento de presentar la realidad española, pero dando no una visión natural y real, sino presentando los hechos de una manera exagerada y burlesca. Nos presenta una realidad deformada, para que el espectador quede sorprendido y tome conciencia de la misma. El objetivo es parecido al mismo que perseguirá más tarde B. Brecht con su técnica del "distanciamiento". Se presenta en el escenario un mundo insólito y sorprendente, para que el espectador lo relacione con su propia realidad cotidiana y se dé cuenta de lo que esta tiene también de insólito.

El TEATRO esperpento (hay obras esperpénticas que no son teatro: el poema “La pipa de Kif” y las novelas “Tirano Banderas” y “El ruedo ibérico”) es un teatro de crítica de una realidad falsa y de unos valores que ya no tienen sentido (Actitud crítica de los hombres del 98, a la que se incorpora Valle después de una época de literatura preciosista cargada de princesas, salones, aristocracia; sin embargo, en esta época la crítica noventayochista ya había cedido).

LUCES DE BOHEMIA inicia la estética del esperpento. La obra cuenta el recorrido (el último, porque al final muere) de Max Estrella y su compañero Latino de Hispalis por la noche madrileña (Una noche, desde el atardecer hasta el amanecer del día siguiente).

Max Estrella, después de haber sido desposeído de la posibilidad de hacer vivir malamente a su familia, después de haber sido encarcelado, abofeteado, perdido su dignidad al aceptar una arbitraria pensión, se muere arrimado al quicio de un a puerta y es traicionado y esquilmado por su lazarillo (le roba la cartera).

¿Cómo es el mundo que denuncia?: un mundo en el que sólo hay miseria, injusticia, arbitrariedad, violencia, estupidez ("Tú gusano burocrático, no sabes nada. Ni soñar (escena 5ª) (" Si no fuese un borracho, ya me hubiese pegado un tiro) ("Me muero de rabia..." final de la escena 11). ("España es una deformación grotesca de la civilización europea", escena 12) "Latino, llévame al viaducto. Te invito a regenerarte con un vuelo" (final escena 11; alusión al viaducto madrileño, lugar desde el que se tiraban los suicidas).

Bajo los personajes de ficción se esconden muchos personajes reales de la época; pero también hay alusiones a personajes históricos con su propio nombre: Unamuno, Alfonso XIII, Pastora Imperio, Antonio Maura, Joselito.

FEDERICO GARCÍA LORCA

La obra dramática de Lorca puede agruparse en tres grandes bloques:

Primeras piezas teatrales.

En 1920 estrena “El maleficio de la mariposa”, obra de influencia modernista sobre el amor entre una cucaracha y una linda mariposa, que inaugura ya el tema fundamental de la dramaturgia lorquiana: la insatisfacción amorosa. El estreno fue un fracaso del que Lorca se resarció pronto con “Mariana Pineda”, drama histórico basado en la heroína ajusticiada por Fernando VII en Granada por haber bordado una bandera liberal. A estas dos obras se unen las farsas trágicas sobre amores desgraciados de “La zapatera prodigiosa” y “Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín”. En esta primera época también compone varias piezas breves de teatro de marionetas, al que dio al denominación de “Los tííteres de cachiporra”; en ellos desarrolla otro de los temas nucleares de su dramaturgia: el conflicto autoridad/libertad.

Teatro vanguardista: las comedias imposibles o misterios.

Lorca dio este nombre a las comedias creadas bajo el influjo surrealista. La técnica surrealista le vale para explorar en los instintos ocultos del hombre. Así en “El público” (incompleta) Lorca defiende el amor como un instinto ajeno a la voluntad, que se manifiesta de formas muy diversas, entre ellas, la homosexual; y critica a una sociedad que condena a todo el que es diferente.

La etapa de plenitud.

Lorca escribe durante los años treinta obras teatrales que sí alcanzan el éxito comercial: “Bodas de sangre”, “Yerma”, “Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores” y “La casa de Bernarda Alba”. Todas ellas tienen en común el protagonismo de las mujeres, cuya situación de marginación social es tema común en las cuatro.

“Bodas de sangre” y “Yerma” son dos tragedias de aire clásico, en las que Lorca mezcla la prosa y el verso, utiliza coros como en la tragedia griega para comentar la acción, maneja elementos simbólicos y alegóricos... En “Bodas de sangre” (una novia huye con su antiguo novio el día de su boda”) aparecen temas conocidos de Lorca (el amor, la violencia, la muerte, las normas sociales que reprimen los instintos). “Yerma” aborda otros temas muy lorquianos: la esterilidad, la opresión de la mujer, el anhelo de realización que choca con la moral tradicional... “Doña Rosita la soltera” es un drama urbano, también en prosa y verso -aunque aquí el verso sirve para satirizar y parodiar-, que trata de las señoritas solteras de provincias condenadas a esperar inútilmente el amor en un medio burgués mediocre que ahoga sus deseos de felicidad; el drama de “la cursilería española, de la mojigatería española” como señala el propio Lorca.

La Casa de Bernarda Alba

No fue representada ni publicada en vida de Lorca, pero se hicieron dos lecturas públicas pocos días antes de su muerte. Al parecer, Lorca, pensaba retocar sobre todo los actos II y III para su representación escénica que correría a cargo de Margarita Xirgu (esta célebre actriz finalmente la representaría en Buenos Aires, 1945).

La casa ha planteado a la crítica el problema de su clasificación genérica; en concreto el de ¿Drama o Tragedia?:

1.- La casa es una tragedia que formaría parte, por su temática y como miembro añadido, de una trilogía en la que también estarían Bodas de sangre y Yerma.

2.- La casa es un drama, porque así lo concibió el propio Lorca cuando subtituló la obra como “Drama de mujeres en los pueblos de España”.

Los que se inclinan por esta última hipótesis clasifican de modo distinto el teatro de Lorca que los que sostienen que La casa es una tragedia; además, por otra parte, plantean una evolución definitiva en Federico: éste depura formal y temáticamente el modelo teatral adoptado en sus dos tragedias, cuando supera la etapa de las obras vanguardistas (El público, Así que pasen cinco años):

# El peso de elementos simbólicos y fatalistas (la Muerte, la Luna, etc.) es menor; en este sentido La casa es más “realista”, la acción se desarrolla con personajes de “carne y hueso” en un ambiente rural aproximadamente verosímil; todo ello favorecido por el uso casi exclusivo de la prosa como forma de expresión dramática.

·# Pero como declaró en artículos, charlas, conferencias, etc., él quería hacer “poesía en el teatro” y no “verso en el teatro”, llegando incluso a calificar la prosa teatral de Carlos Arniches como ejemplo poético: “El verso no quiere decir poesía en el teatro. Don Carlos Arniches es más poeta que casi todos los que escriben teatro en verso actualmente” (Lorca, 1935). De aquí que no extrañe la presencia de elementos “poéticos” tales como símbolos y metáforas llenos de connotaciones dramáticas y emocionales: el agua en sus diversas formas (el río, la escarcha, el mar, etc.), el contraste entre el blanco y el negro, La casa como espacio físico que connota algo parecido a “muros de una cárcel”, el caballo, el bastón que emplea Bernarda para resaltar su dominio y poder sobre las hijas, etc.

# Algunos han exagerado el presunto contenido político de La casa, convirtiéndola en la prueba inequívoca del “compromiso” de Lorca con la lucha revolucionaria del pueblo español durante la 2ª República, etc. Evidentemente que Lorca era partidario de la República e incluso compartía muchas ideas de la izquierda revolucionaria de aquellos años; pero su objetivo prioritario era componer un “drama”, por eso evoluciona estéticamente para expresar un conflicto “universal”, válido para cualquier lugar o tiempo: es la lucha de la autoridad contra la libertad; del poder familiar, social, económico o político contra el amor verdadero, contra las emociones auténticas del ser humano.

# Con la excusa de la homosexualidad de Lorca, también se han hecho comentarios exagerados sobre el hecho de que sean “mujeres” los únicos personajes explícitos en La casa y las principales protagonistas del teatro lorquiano. No es que se trate de “homosexuales disfrazados de mujeres para poder expresarse libremente”, sino que Lorca, gran conocedor de la psicología femenina y de la situación de explotación sexual y social a que estaba sometida la mujer, la elige deliberadamente para encarnar los conflictos dramáticos universales que hemos dicho en el punto anterior (autoridad/libertad; poder/amor, etc.):“Es que las mujeres son más pasión, intelectualizan menos, son más humanas” (Lorca, en una entrevista en 1934, cuando le preguntaron por qué las mujeres protagonizan sus obras teatrales).

De todos modos, se observa que Lorca presenta de la condición femenina en La casa:

A.-La mujer como ser social, sus prejuicios conservadores, su intransigencia moral, su sentido de la familia.

B.- La mujer y el mundo doméstico: las labores, los vestidos, el comadreo, etc.

C.- La mujer y su mundo interior: su sexualidad, sus inquietudes pasionales tanto las conscientes como las inconscientes.

La casa presenta la siguiente estructura:


ACTO I:

Luto, tras la muerte del marido de Bernarda

ACTO II:

El infierno de la casa

ACTO III:

El desenlace

Escenas más importantes:

> Diálogo de Poncia y Criada.

> La familia y mujeres, después del entierro.

> Bernarda abofetea a Angustias por mirar y oír a los hombres.

> Se fija boda de Pepe el Romano con Angustias. Bernarda la abofetea por maquillarse.

> Charla sobre noviazgo y boda.

> Enfrentamientos de hermanas: Adela se ve con Pepe, celos de Martirio

> Los segadores. Martirio roba a Angustias la foto de Pepe. Bernarda golpea a Martirio.

> La gente persigue a una madre soltera

> Visita de Prudencia: preparativos de la boda. Falso viaje de Pepe

> Bernarda - Angustias; la hija duda del amor de Pepe hacia ella.

> Bernarda - Poncia; Poncia - Criada: intuiciones del desastre.

>María Josefa y la ovejita.

>El desastre: se descubre todo; el disparo. Suicidio de Adela.