viernes, 22 de junio de 2007

La oración gramatical. El sintagma nominal

Concepto de Oración Gramatical.

La oración es la unidad mínima de comunicación, de sentido completo, que presenta como forma más perfecta e independiente la unidad de sujeto más predicado.

TIPOS DE ORACIONES SEGÚN SU ESTRUCTURA Las oraciones que presentan esa forma elemental y perfecta de unión entre un sujeto y un predicado se denominan BIMEMBRES. No obstante, no es indispensable que las oraciones adopten la forma dual de relación entre sujeto y predicado. Nada falta a las siguientes expresiones para ser unidades sintácticas completas en sí mismas: Tronó mucho /// Llovía desde muy temprano /// ¡Cuánta miseria! /// Nueva subida de los tipos de interés Dependiendo de si falta el sujeto o el verbo, se clasifican las ORACIONES UNIMEMBRES en dos tipos:

A. ORACIONES IMPERSONALES. Se llaman así las oraciones que carecen de sujeto. En propiedad, sólo pueden funcionar como impersonales los verbos de fenómenos de la naturaleza y haber y hacer en ciertos usos: Nevaba / Amanecía / Hace mucho frío / Hay dos razones para ello

No podemos considerar como impersonales aquellas oraciones que, sin expresar el sujeto, mantienen una clara relación de concordancia entre el verbo y aquel, mostrada en los morfemas verbales: Estoy enfadado con vosotros (Sujeto: Yo) / ¡Vete de aquí ahora mismo! (Sujeto: Tú).
No obstante, a veces construimos oraciones con la forma se y el verbo en tercera persona del singular, o en tercera persona del plural, sin que pueda pensarse en un sujeto omitido. A estas oraciones se las suele llamar aparentemente impersonales y se diferencian de las impersonales en que podemos preguntar por el sujeto. No obstante, algunos gramáticos las siguen llamando simplemente impersonales: Se dice por ahí que te vas a casar / Esta vez me han fastidiado bien. Estas oraciones responden normalmente al ocultamiento por parte del hablante del sujeto de la oración, bien porque se desconoce o bien porque se desea ocultar ("Se dice el milagro, pero no el santo").

B. ORACIONES NOMINALES. Este tipo de oraciones es especialmente frecuente en los titulares de prensa, así como en los pasajes descriptivos en las obras literarias y, por supuesto, en la comunicación oral. Contrariamente a lo que ocurre en las oraciones impersonales (en las que la estructura sintáctica es clara, pues falta el sujeto: todos los elementos presentes funcionan dentro del predicado), la ausencia del verbo impide prácticamente el análisis sintáctico: Nueva derrota del Real Madrid / ¡Qué pesadez de clase!

Las modalidades oracionales.

Podemos establecer seis tipos diferentes de oraciones por su modalidad o significado (recordemos que estamos, pues, en el nivel semántico del análisis lingüístico), relacionables grosso modo con las tres funciones principales del lenguaje.

EN RELACIÓN CON LA FUNCIÓN REPRESENTATIVA.

# Oraciones enunciativas, que podrían diferenciarse en afirmativas y negativas. Aquí ya hay una diferencia con las enunciativas por la entonación, que no es la única, pues la siguiente oración es enunciativa negativa por su significado: ¿Que yo he roto ese plato?

# Oraciones dubitativas. En ellas, efectivamente, la función predominante suele ser la representativa, aunque tendemos a pensar que la duda del hablante las carga de función expresiva: Esa chica debe de ser la novia de Juan.

EN RELACIÓN CON LA FUNCIÓN EXPRESIVA.

# Oraciones desiderativas. Aquí el deseo del hablante se convierte en la información fundamental, por lo que la función predominante es la expresiva: Ojalá tengamos un buen día de sol mañana.

# Oraciones exclamativas. Aunque normalmente se corresponden con oraciones también exclamativas por la entonación, no es obligado que así sea: Hay que ver qué cara tan dura tiene tu primo

EN RELACIÓN CON LA FUNCIÓN APELATIVA.

Especial hincapié haremos en la distinción de los dos tipos de modalidad oracional relacionables con la función apelativa o conativa: la interrogativa y la exhortativa.

# La oración de modalidad interrogativa puede ser:

· Total, cuando se pregunta por la falsedad o verdad de un juicio y la respuesta esperada es sí o no: ¿Recibió usted mi carta? ¿Conoces a ese señor?;

· Parcial, cuando preguntamos por uno de los elementos oracionales. Estas oraciones llevan alguno de los determinantes, pronombres o adverbios interrogativos siguientes: qué, quién, cuál, cuándo, dónde, cuánto, cómo: ¿Qué quieres? ¿De dónde vienes? ¿Quién es ese hombre?

La oración interrogativa puede formularse directamente: ¿Qué hora es? (interrogativa directa) o haciéndola depender de una forma verbal, de modo que corresponda a la línea melódica enunciativa: Dime qué hora es (interrogativa indirecta)

# La oración exhortativa o imperativa expresa una orden, un mandato, un ruego... Por favor, siéntate. / Manolo, dame ese libro.

Los constituyentes de la oración. El sintagma.-

Frente al enunciado y la oración, el sintagma se define por las siguientes características: a) Palabra o grupo de palabras que, dentro de un enunciado, posee un sentido unitario aunque incompleto. b) Desempeña una única función sintáctica. c) Su estructura está formada por un núcleo, que es de obligatoria aparición, y por unos modificadores que pueden aparecer o no.

Podemos encontrar cinco (en realidad son solo cuatro) tipos diferentes de sintagmas dependiendo de cuál sea su núcleo:

Sintagma Nominal (SN).- La casa rosada es mía.

Sintagma Verbal (SV).- Pepe come pan con manteca.

Sintagma Adjetival (SAdj).- Pepe es muy alto.

Sintagma Adverbial (SAdv).- Pepe vive muy lejos.

Sintagma Preposicional (SPrep).- En realidad no es más que un Sintagma Nominal introducido por una preposición: Pepe vive con su madre.

La oración gramatical básica se construye por dos sintagmas primordiales o constituyentes inmediatos de la oración, ya que son el resultado de un primer corte o segmentación: O = SN + SV. El SN que es constituyente inmediato de la oración realiza siempre la función de sujeto, función que podemos definir como la persona, animal o cosa que realiza, experimenta o padece el proceso expresado por el verbo. El SV realizará la función de predicado, al que definimos como el proceso que ejecuta, experimenta o padece el sujeto.

Los núcleos del sujeto y del predicado tendrán que mantener concordancia en persona y número para asegurar así la cohesión entre ambos sintagmas.

Aquellas que se construyen con verbos que significan fenómenos de la naturaleza y en las cuales la realización de la acción verbal no puede atribuirse a ningún sujeto: Ayer granizó.

En muchos casos, los verbos SER, ESTAR, HABER, HACER, y algunos más pueden comportarse como unipersonales: Es tarde / Hubo corrida de toros / Hace calor ...

ESTRUCTURA DEL SINTAGMA NOMINAL

El sintagma nominal consta necesariamente de un núcleo y, facultativamente, de unos determinantes y complementos. Además, el sintagma nominal podrá constar de un nexo (preposición) en los casos que así lo determine la función sintáctica que desempeñe.

NÚCLEO Ha de ser necesariamente un SUSTANTIVO de lengua (sustantivo en el sistema, por naturaleza) o de discurso (funciona como sustantivo en la actualización morfosintáctica). Pueden actuar como sustantivo de discurso:

# SUSTITUTO O PRONOMBRE Éste parece cansado. Tradicionalmente se ha definido el pronombre como el sustituto del nombre (de ahí su denominación); sin embargo, a veces sustituyen a todo un sintagma o incluso a oraciones: Eso no me ha gustado . (Imaginemos que eso se refiere a una oración pronunciada anteriormente.)

# Verbo en INFINITIVO: Beber me agrada.

# ADJETIVO: Los altos tendrán ventaja en esta prueba.

# A veces, un ADVERBIO: Hoy es lunes.

# En un nivel metalingüístico, cualquier elemento: En es una preposición. Obsérvese que en función metalingüística necesitamos referirnos a los elementos lingüísticos (fonemas, morfemas, categorías gramaticales...) por su nombre: con ello los nominalizamos.

DETERMINANTES.

Los determinantes, al ser morfemas independientes, carecen de significado léxico. Por lo tanto, su función es la de delimitar la extensión significativa del sustantivo al que acompañan. Es decir, como los sustantivos (pongamos por caso mujer) significan realidades globales, genéricas, necesitan los determinantes para limitar o individualizar su extensión significativa. Así ocurre con: su mujer, aquella mujer, alguna mujer, qué mujer... Los determinantes concuerdan siempre, cuando su flexión lo permite, con el sustantivo al que acompañan. Aunque no ocurre así en todas las lenguas; en inglés, por ejemplo, el posesivo no concuerda con el sustantivo al que determina, sino con su referente deíctico: his parents/her parents se traduce al español por sus padres (los padres suyos) , con el determinante siempre en masculino plural, independientemente del referente.

> ARTÍCULOS: el, la, lo; los, las: Los artículos contractos al y del. El art. lo sirve para sustantivar adjetivos: lo bueno, lo grande.

> POSESIVOS: mi, mío, mía; tu, tuyo, tuya; su, suyo, suya nuestro, nuestra, vuestro, vuestra... Los antepuestos son átonos o apocopados; los pospuestos, tónicos o plenos.

> DEMOSTRATIVOS: Este/o/a/os/as; ese. aquel... En principio indican proximidad o lejanía (en el tiempo o el espacio) con respecto al hablante o al oyente (son palabras deícticas, por excelencia).

> NUMERALES: Cardinales : un, dos, tres... Ordinales: primero, segundo... Múltiplos : doble, triple... Partitivos o fraccionarios: medio, tercio, cuarto, doceavo, catorceavo... Como casi todos los determinantes, los numerales cardinales se pueden pronominalizar, pero en tal caso no admiten ningún determinante (Han salido tres ) . Cuando lo admiten son sustantivos que designan los guarismos: el uno, el tres...

> INDEFINIDOS: Son palabras que expresan cantidad, identidad, intensidad, existencia o distribución de una forma vaga y poco concreta. Estas palabras podemos intentar clasificarlas en varios grupos:

Identificativos.- Expresan identidad: mismo, otro, propio, uno, demás.

Cuantitativos.- Denotan un número o una cantidad indeterminada: nada, algo, poco, mucho, demasiado, un, varios...

Intensivos.- Intensifican el significado del sustantivo al que acompañan: tanto, tal, más, menos.

Existenciales.- Mencionan seres u objetos señalando su existencia o inexistencia: alguno, ninguno, alguien, nadie, cualquiera, quienquiera.

Distributivo.- Establece una distribución entre elementos: cada

Por lo que se refiere a la forma de los indefinidos hemos de recordar que algunos permiten variación de género y número (algún / algunos /algunas / algunas), otros solamente de género (varios /varias) o número (cualquiera / cualesquiera) y otros permanecen invariables (algo).

> INTERROGATIVOS y EXCLAMATIVOS: qué; cuánto, -a, -os, -as; cuál, -es Insistimos en que sólo son determinantes si inciden sobre un sustantivo; en caso contrario, pueden ser pronombres o adverbios: ¡Cuántos han venido! (Pron.). ¡Qué fresco! / ¿Cuánto vale? (Adverbios)

COMPLEMENTOS DEL NOMBRE

1. EL ADYACENTE o ADJETIVO. Función desempeñada por un sintagma adjetivo: "Un hombre poco cortés ha venido a buscarte". El adjetivo es el complemento más importante del sustantivo y el que naturalmente lo acompaña, concertando con él en género y número.

La función de adyacente puede ser excepcionalmente desempeñada en el sintagma nominal por un adverbio ("un niño bien") o incluso por un sustantivo (en este caso, en función muy cercana a la de la aposición): "verde manzana", "azul pastel".

El adyacente en el sintagma adjetivo y adverbial.- Dentro del sintagma adjetivo y del sintagma adverbial se puede encontrar también la función de adyacente, en ambos casos desempeñada por un adverbio. Es el caso del adverbio "mal" en coche mal pintado o el de "muy" en "muy recientemente".

2 .EL SINTAGMA PREPOSICIONAL. complementa al núcleo de otro sintagma mediante una preposición. Pueden acumularse en forma de "escalera": Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla. El Sigma. prep. también puede actuar como Adyacente de un sintagma adjetivo y adverbial. Ejemplos: Estoy harto de tus continuos retrasos / Juan vive lejos de nuestra casa Y, finalmente, de un Sgma. Verbal: Llegó a Cádiz; Cenó en tu casa

3. LA APOSICIÓN. -Es un sintagma nominal usado como complemento del núcleo de otro sintagma nominal. Se diferencia del complemento preposicional en que no media preposición en la complementación. Puede ser de dos tipos: especificativa: "Mi primo Luis ha puesto un taller" y explicativa:"Mi primo, Luis, ha puesto un taller"

4. PROPOSICIONES SUBORDINADAS SUSTANTIVAS Y ADJETIVAS.

-Sustantivas: en función de complemento preposicional. Ej.: "Tengo ilusión de que te vea tu padre" -Adjetivas, especificativas o explicativas: Juan entró en la casa que era blanca

FUNCIONES DEL SINTAGMA NOMINAL / PREPOSICIONAL.-

# SUJETO.- Persona, animal o cosa que realiza, experimenta o padece la acción expresada por el verbo. El sujeto debe concordar con el verbo en persona y número, y puede aparecer expreso en la oración o implícito: El niño juega al fútbol. // No me diste el libro ( Tú Sujeto implícito)

# VOCATIVO.- Se trata de un SN que actúa como un apelativo, que especifica la persona que recibe la orden, el ruego, la petición: Manolo, pásame el libro. / Escribe, Ana, esa frase en la pizarra

# COMPLEMENTO DIRECTO.- Designa el objeto sobre el que se desenvuelve la acción aludida por el verbo. Es absolutamente necesario para que la oración tenga un sentido completo.

CONSTRUCCIÓN DEL CD.- Se puede construir con un sustantivo, con un SN (sin preposición, cuando no es persona), con un S.Prep. introducido por la preposición a (si designa a una persona), con un pronombre o con una proposición subordinada sustantiva: Comió mucho pan blanco / Llamó a María / La llamó / Dijo que vendría RECONOCIMIENTO DEL CD.- Para reconocerlo podemos aplicar las siguientes pruebas: 1. Conmutación por los pronombre átonos lo, la, los, las: Pepe comió pan / Lo comió. 2. Transformación de la oración en pasiva: el CD pasa a ser sujeto paciente de la pasiva: Pepe comió pan / El pan fue comido por Pepe.

# SUPLEMENTO.- Siempre irá introducido por una preposición que exige el verbo, y al igual que el CD cierra el proceso de la acción verbal: Pepe cuenta con tu ayuda. RECONOCIMIENTO DEL SUPLEMENTO.- Podemos reconocerlo con las siguientes pruebas: 1. Se conmuta por un pronombre personal tónico o un pron. demostrativo precedido de la preposición. Hablaron de la fiesta de María ( Hablaron de ello); Confío en mis amigos ( Confío en ellos). 2. No es posible transformar la oración en pasiva. 3. Suele ser incompatible con el CD. Pero hay algunas construcciones donde sí son compatibles: Informar a alguien (CD) de algo (Supl.); confundir algo (CD) con algo (Supl.)

# COMPLEMENTO INDIRECTO.- Señala la persona animal o cosa que recibe el daño o provecho de la acción verbal. Se puede expresar mediante: 1. Sintagma Preposicional: Dimos la carta a María. 2 Pronombre personal átono (le, les, me, te, se, nos, os): Le dimos el pastel. 3 Proposiciones subordinadas sustantivas: Dimos la carta a quien la quiso RECONOCIMIENTO.-Conmutación por le, les. Se mantiene igual al transformar a pasiva: La carta fue dada a María.

# COMPLEMENTO CIRCUNSTANCIAL.- Complementos que añaden contenidos marginales y, en algunos casos, prescindibles, a los indicados por el núcleo verbal. CONSTRUCCIÓN.- Pueden aparecer de diferentes formas: a) Sintagma Nominal: Viene todos los días. b) Sintagma Preposicional: Lee en el jardín. c) Sintagma Adverbial: Vendrá mañana. d) Proposición subordinada: Cuando llegué, no estaba. RECONOCIMIENTO.- No admiten conmutación por pronombres átonos y, en algunos casos, sí la admiten por adverbios o locuciones adverbiales.

# ATRIBUTO.- Este dos complemento modifica (nos dicen algo) al sujeto (con el que concuerda en género y número) en las oraciones de predicado nominal. CONSTRUCCIÓN.- Se puede construir como un SN, un S Adj., un S Prep, una proposición subordinada adjetiva o sustantiva o una construcción comparativa. RECONOCIMIENTO.- Si se trata de un sustantivo o adjetivo, concordará con el sujeto en género y número. También podemos reconocerlo mediante la conmutación por lo. María parece enferma (María lo parece

# COMPLEMENTO PREDICATIVO.- Es aquel complemento que, además de modificar al verbo, modifica también a un sustantivo que puede desempeñar la función de sujeto o complemento directo. Cuando sea sustantivo o adjetivo, concertará en género y número con el sustantivo al que modifique. CONSTRUCCIÓN.- Se puede construir como un SN, un S Adj., un S Prep, una proposición subordinada adjetiva o sustantiva.

RECONOCIMIENTO.- Si se trata de un sustantivo o adjetivo, concordará con el sustantivo al que califique en género y número. No puede conmutarse por lo (aunque sí por el adverbio así): Ana visitó contenta a sus amigos (Ana visitó así a sus amigos)

# COMPLEMENTO AGENTE.- Es el complemento que, en la voz pasiva, designa al ser u objeto que realiza la acción verbal. CONSTRUCCIÓN.- Se trata de un sintagma o proposición subordinada sustantiva que viene introducido por la preposición por y, en pocas ocasiones, de. RECONOCIMIENTO.- Transformar la oración en activa y el C. Agente se convertirá en el sujeto.

El NOMBRE O SUSTANTIVO -

La función sintáctica propia del sustantivo es la de núcleo del sintagma nominal. -Semánticamente podemos clasificar los sustantivos atendiendo a distintos criterios significativos y no formales. Así, en oposición significativa tenemos los siguientes tipos (cualquier sustantivo sería clasificable sólo en uno de los tipos de cada fila):

# COMUNES : clasifican los objetos de la realidad física o mental como pertenecientes a una clase. Así, a un sustantivo común se le asignan normalmente una serie de rasgos significativos, recogidos en el diccionario: perro, bondad, estudio, mesa, padre, mujer // # PROPIOS : identifican con su etiqueta a un objeto dado, que resulta inconfundible para los interlocutores. De esta manera, individualizan, pero no aportan significación. Se dividen en: 1) topónimos (Guadalquivir, Mediterráneo, Escorial); 2) antropónimos (Juan, Adela) con una variante los nombres hipocorísticos: Lola, Paco, Pepe...

# CONCRETOS : son los que se refieren a objetos materiales, es decir, que se perciben con los sentidos: perfume, música, estrella, libro, tiovivo // # ABSTRACTOS : los que designan objetos inmateriales, que sólo existen en la mente humana: antipatía, libertad, osadía, bondad, estupidez

# INDIVIDUALES : los que en singular hacen referencia a la unidad. La mayoría de los sustantivos lo son: pino, leño, persona, estanque, lápiz // # COLECTIVOS : los que en singular designan conjuntos, pluralidades de objetos de una misma clase: pinar, arboleda, leña, gente, jauría, manada

# CONTABLES: hacen referencia a objetos que existen aislados como ejemplares diferentes. Se pueden contar y numerar, porque son discontinuos: casa, planeta, cuaderno, automóvil // # INCONTABLES : designan realidades no separables en ejemplares diversos. No se pueden contar ni numerar, porque son continuos: agua, vino, madera, arena, sal, harina

LA FORMA DEL SUSTANTIVO. - El sustantivo consta de un lexema y de unos morfemas, que pueden ser constitutivos y facultativos. Los facultativos o derivativos pueden ser prefijos o sufijos, de muy diversa índole. Hay que mencionar como propios del sustantivo los sufijos derivativos aumentativos, diminutivos y despectivos.

-En cuanto a los constitutivos, el sustantivo tiene como propios solamente dos: el género y el número. En este sentido, a veces no puede flexionarlos. Efectivamente, el sustantivo sólo admite la flexión de género cuando éste viene determinado por el sexo: perro / perra, gato / gata, niño / niña. Por contra, no podemos buscar el equivalente femenino o masculino de libro, tranvía, mesa, partitura, etc. Diremos en estos casos que el sustantivo, aun teniendo morfema de género, carece de morfo (materialización de ese morfema), puesto que no puede flexionarse. En sentido análogo, aunque motivado por razones distintas, nos encontramos con sustantivos que no pueden flexionarse en plural: salud, sed, hambre, caos...

GÉNERO: para la distinción del género: Diferencia o / a entre masc. y fem., o ausencia de morfo en el masc.: tío/tía, león/ leona. Por analogía, se crea el fem. en -a opuesto a -e (presidente / presidenta), pero no es sistemático en español (el / la amante)

# Heteronimia: Mediante dos lexemas distintos: hombre /mujer, caballo/ yegua. En este grupo deben incluirse las oposiciones de antiguos morfemas latinos que dejaron de serlo: barón /baronesa, actor /actriz.

# Género común: Sustantivos que no varían en el morfo, pero sí en el determinante: el mártir /la mártir, el artista /la artista, el guardia /la guardia, el testigo /la testigo.

# Género epiceno: No cambian de forma ni de determinante (requieren la adición de macho o hembra): la hormiga, el búho, la perdiz.

# Género ambiguo: Sustantivos que se usan indiferentemente en los dos géneros, según el hablante o según el contexto: el mar/la mar, el calor/la calor, azúcar moreno /azúcar blanquilla.

# Homonimia gramatical: Aquellos sustantivos que presentan distintos significados en masculino y femenino. La razón es a menudo que son dos palabras homónimas, cuya diferencia gramatical permite identificarlas como tales: el cólera /la cólera, el frente la frente, el pez /la pez, el editorial /la editorial.

# Diferencias semánticas de tamaño, cantidad... ramo / rama; fruto / fruta; cesto / cesta; leño / leña

NÚMERO para la distinción de número: Adición al singular de los morfos -s o -es (en caso de terminación en consonante o en vocal acentuada distinta de -á o -é: sofás, cafés): tabúes, esquíes, síes, noes. No obstante, el uso es alternante: menús, dominós, esquís.

# Morfo invariable: En general, las palabras que terminan en -s en singular y no son agudas o monosílabas: el lunes /los lunes, la crisis /las crisis, el virus /los virus. Para las agudas y monosílabas: mes meses, anís /anises.

# Singularia tantum: Se denominan así los sustantivos que, por su significación, no admiten la flexión singular /plural y adoptan siempre la forma singular: sed, salud, cariz, zodiaco, norte.

# Pluralia tantum: Igual que el caso anterior, pero siempre se usan en plural: víveres, nupcias, afueras, facciones, enseres . Aquí podríamos incluir a los que se refieren a objetos compuestos de dos partes simétricas, aunque éstos a veces adoptan la forma singular sin variar el sentido: tijeras /tijera, pantalones /pantalón.

# Plural de clase: Sustantivos que designan en singular materia, cualidad, sustancia, cualidad (normalmente, por lo tanto, incontables) adquieren en plural el significado de tipo o clase: vinos portugueses, vinos catalanes, vinos franceses, vinos andaluces, vinos españoles...

EL ADJETIVO

FUNCIÓN Y SIGNIFICACIÓN DEL ADJETIVO . -El adjetivo calificativo incide funcionalmente sobre el sustantivo. -Significativamente el adjetivo designa una cualidad. Esta designación la establece funcionalmente por medio de la incidencia mencionada. Esto sucede porque el sustantivo posee una significación independiente, mientras que la del adjetivo es dependiente.

Por su significado: los adjetivos se clasifican en 1) ESPECIFICATIVOS: Indican una cualidad objetiva y real. Son necesarios. Suelen ir pospuestos al nombre: Coche azul, reloj digital. 2) EXPLICATIVOS: aluden a una cualidad no diferenciadora. Muchas veces la cualidad es inherente al nombre: verde hierba, blanca nieve.(epíteto) Se suelen colocar antepuestos al nombre o pospuestos entre comas. Se puede prescindir de ellos sin alterar su significado.

-Sintácticamente, el adjetivo puede desempeñar dos funciones principales (en relación con su forma de incidencia sobre el sustantivo), denominadas directa e indirecta: es directo el adjetivo que se integra como adyacente en un sintagma nominal (No quiero ese pantalón negro), e indirecto el que modifica al sustantivo mediante un verbo, bien en función de atributo o de complemento predicativo: Ese individuo es insoportable (ATRIBUTO). Juan paseaba muy contento (COMPLEMENTO PREDICATIVO).

LA FORMA DEL ADJETIVO. - El adjetivo puede adoptar prefijos (descortés, inseguro) y sufijos (guapito, feúcho, grandote). Pero, los morfemas constitutivos del adjetivo son los de género, número y grado.

En cuanto al género y al número, adopta los del sustantivo al que modifica, lo que quiere decir que, en contra de lo que ocurría con los sustantivos, los adjetivos siempre presentarán la posibilidad de flexión en masculino o femenino. Sin embargo, hay adjetivos de dos terminaciones (distinguen en la forma el masc. y el fem., bueno/a, blanco/a) y adjetivos de una terminación (débil, feliz, triste... que no presentan en la forma la variación masc./fem.).

La forma de algunos adjetivos se altera algunas veces por la pérdida de fonemas: es lo que se llama el apócope. Este fenómeno se produce cuando el adjetivo va antepuesto al sustantivo que acompaña (buen día), pero presenta la forma plena en posición pospuesta (día bueno) y también en femenino (buena vida) y plural (buenos días).

La concordancia del adjetivo con el sustantivo al que acompaña es otro aspecto formal que se debe tener en cuenta. Ya hemos dicho que esa concordancia se produce en género y número, pero podemos encontrarnos con algunas excepciones en el caso de que ese adjetivo califique a más de un sustantivo:

· Sustantivos singulares y del mismo género.- El adjetivo debe ir en plural y en el mismo género: Tengo un pantalón y un sombrero negros.

· Sustantivos en singular pero con género diferente.- Adjetivo en plural y masculino: Tengo un pantalón y una corbata negros.

· Sustantivos en plural.- Adjetivo en plural y el género funciona como en los casos anteriores: Tengo unas botas y unos zapatos negros.

El MORFEMA DE GRADO distingue formalmente al adjetivo del sustantivo. Debe ser abordado desde un doble aspecto:

a. Grado positivo.- Cuando el adjetivo expresa una cualidad sin especificar un grado, una cuantificación: Juan es bueno.

b. Grado comparativo.- Se expresa la cualidad en comparación con otras realidades: Juan es más bueno que Pepe.

Hay tres variedades del comparativo: De superioridad.- Más ... que. // De inferioridad.- Menos ... que. // De igualdad.- Tan ... como ; Igual de ... que.

c. Grado superlativo.- Se expresa la cualidad del adjetivo en el grado más alto de una escala. De forma general podemos decir que el superlativo se expresa mediante los siguientes mecanismos: A) Colocando el adverbio muy delante del adjetivo: Pepe es muy alto. B) Mediante sufijos -ísimo y -érrimo: Altísimo, paupérrimo. C) Mediante prefijos intensificadores del tipo super-, archi-, hiper-, etc...

Hay dos clases de superlativos: 1) Superlativo absoluto.- Indica el grado más alto de una escala (altísimo). 2) Superlativo relativo.- Compara la cualidad de alguien o algo con la de un conjunto. Se puede expresar mediante una construcción especial: artículo + adverbio de cantidad (más o menos) + adjetivo: La más alta ocasión.

Finalmente, algunos adjetivos presentan comparativos y superlativos sintéticos:

Grado positivo

Grado comparativo

Grado superlativo

Bueno

Mejor

Óptimo

Malo

Peor

Pésimo

Pequeño

Menor

Mínimo

Grande

Mayor

Máximo

Bajo

Inferior

Ínfimo

Alto

Superior

Supremo

Algunos superlativos en -érrimo: Paupérrimo (pobre), pulquérrimo (pulcro), misérrimo (mísero), nigérrimo (negro),


LOS PRONOMBRES

Los pronombres son las palabras que señalan o representan a personas u objetos, o remiten a hechos ya conocidos por el hablante y el oyente. Podríamos decir que son palabras que sustituyen a los nombres. Funcionalmente, el pronombre es aquel elemento gramatical cuya función es sustituir a otros elementos que, o bien ya han aparecido en el discurso, o bien están implícitos en la comunicación.

Los pronombres pueden sustituir a un número muy variado de elementos, por lo que en lengua son formas vacías de significado. Muchos de los pronombres que vamos a ver aquí pueden funcionar también como determinantes del núcleo de un sintagma nominal (demostrativos, posesivos, indefinidos, relativos, numerales, interrogativos y exclamativos)

Y es que estos grupos (demostrativos, posesivos...) admiten tres funciones según su posición en la frase, esto es, según las relaciones sintagmáticas:

# María compró ESTE libro // MI camisa está sucia // Ana vio MUCHOS platos sobre la mesa (DETERMINANTES, preceden a un sustantivo al que señalan)

# El libro ESE se cayó de la mesa // La camisa MÍA está sucia // Ana leyó el capítulo tercero del libro. (ADJETIVOS DETERMINATIVOS, van pospuestos a un sustantivo al que acompañan).

# ESE no me gusta // LA MÍA está sucia // Ana vio MUCHOS sobre la mesa (PRONOMBRES, sustituyen a un sustantivo, se convierten en núcleo del Sintagma en que se encuentran)

PRONOMBRES PERSONALES. Son los únicos que siempre son sustitutos del sustantivo, actúan normalmente como núcleo de un sintagma.

Persona

Sujeto

Complemento sin preposición

Complemento con preposición

1ªsingular

Yo

me

Mí, conmigo

2ªsingular

Tú, usted

Vos (voseo)

te

Ti, contigo

Vos (voseo)

3ªsingular

Él, ella, ello

Lo, le, la

Sí, consigo

Él, ella, ello

1ª plural

Nosotros nosotras

nos

Nosotros nosotras

2ª plural

Vosotros Vosotras ustedes

os

Vosotros Vosotras ustedes

3ª plural

Ellos, ellas

Los, las, les, se

Sí, ellos, ellas

Hay veces en las que utilizamos de forma incorrecta los pronombres la, la, los, las, le, les de forma incorrecta. Estas incorrecciones se llaman leísmo, laísmo y loísmo.

Se produce LEÍSMO si utilizamos le o les cuando deberíamos utilizar lo, la, los o las. Coge el libro. (Cógelo. Correcto / Cógele. Incorrecto. El leísmo está permitido cuando se refiere a personas. Vi a Manolo ayer. (Lo vi ayer. Correcto / Le vi ayer. Admisible)

Se produce LAÍSMO cuando usamos la o las en lugar de le o les. Dio el libro a Ana. (Le dio el libro Correcto / La dio el libro. Incorrecto)

Se produce LOÍSMO cuando usamos lo y los en lugar de le y les. Casi nadie es loísta. Dio el libro a Luis. (Le dio el libro Correcto / Lo dio el libro. Incorrecto)

PRONOMBRES DEMOSTRATIVOS indican proximidad o lejanía respecto a las personas que hablan y escuchan. Éste estudia mucho / Esto es grande. Ése canta muy bien / Eso no me gusta. Aquél es nuevo /Me habló de aquello.

PRONOMBRES POSESIVOS señalan a un nombre y además indican si el objeto pertenece a una o varias personas que se llaman poseedores. Tu reloj se parece al mío. La nuestra es más cariñosa. Los posesivos en función de pronombre siempre se expresan en las formas plenas

PRONOMBRES INDEFINIDOS que señalan a personas o cosas de forma imprecisa, pues son difíciles de limitar o precisar con exactitud. Varios sabían algo. Muchos no sabían nada.

PRONOMBRES NUMERALES que informan con exactitud de cantidades y órdenes de colocación referidos a nombres, pero sin mencionarlos. Al igual que los determinantes numerales, se clasifican en Cardinales, Ordinales, Fraccionarios y Partitivos.

PRONOMBRES RELATIVOS (al igual que los pron. personales siempre son sustitutos) se refieren a un nombre ya citado en la oración, llamado antecedente, sin necesidad de repetirlo, esto es, siempre tiene un valor anafórico: que, el cual, la cual, lo cual, los cuales, las cuales, quien, quienes, cuyo, cuya, cuyos, cuyas, cuanto. La casa en la que vivió Bécquer está en Madrid

PRONOMBRES INTERROGATIVOS Y EXCLAMATIVOS expresan preguntas a la vez que señalan nombres. ¿Qué te vas a poner? ¿Cuántos has leído? ¿Por qué vienes?

Los pronombres exclamativos expresan exclamaciones a la vez que hacen referencia a nombres: qué, cuánto, cuánta, cuándo, cuál, cuáles, dónde, quién, quiénes... ¡Qué de goles! ¡Cuánto ganas!